HOTEL EME. SEVILLA.

Una de las ciudades en donde siempre he dicho que se vive muy, pero que muy bien es Sevilla. Pues en el mismo corazón de la ciudad, con la Giralda y la Catedral como parte de su decoración exterior, se encuentra el Hotel EME. Su diseño exterior no rompe con la armonía de la ciudad, pero el interior se convierte en un proyecto moderno y actual.

Hotel EME, Sevilla

Esa rotura con la tradición del exterior, se empieza a apreciar en la recepción, con una iluminación peculiar, que va cambiando de color, como si fuera una terapia de color. Es una recepción muy simple, con un mostrador sin grandes lujos, de madera de haya, que acaba contrastando con los materiales de su entorno.

Hay que hacer una especial mención a la carpintería. El edificio no es de nueva construcción, sino una rehabilitación, con lo cual se observan muros anchos, y ya que se tenía esta peculiaridad, se ha aprovechado para resaltar las carpinterías metálicas a modo de marco. Es una manera de mostrar los pasos a los diferentes espacios comunes del hotel.

recepción, hotel EME, Sevilla

Las habitaciones, habiéndolas de varios tipos, las que gozan de las vistas a la Giralda y la Catedral, las que dan a la parte trasera, con unas vistas a los patios y edificaciones cercanas al hotel, apreciando el entresijo del centro de la ciudad, y las que dan al patio interior, con vistas especiales.

Son habitaciones sin recargar, muy sencillas, con un ambiente muy cálido. Si tienes la suerte de conseguir una habitación con vistas, es como estar en la gloria.

hotel EME, sevilla

Una de las partes más impresionantes del hotel es el patio interior. Se diseñó una celosía con estilo árabe, pero con el toque de modernidad que le corresponde por la época. Algunas de las habitaciones dan a este patio, y al estar en el interior de la habitación, la vista de la celosía es más llamativa.

patio, Hotel EME, Sevilla Hotel EME, Sevilla

Y la parte estrella del hotel es la terraza que se localiza en la azotea del hotel. Esta zona te deja sin palabras cuando vas por primera vez, tanto de día como de noche.

Una ciudad en la que cuando el calor pega, pega de verdad, y que en pleno centro encontrarte una piscina es una gozada. Pero ya cuando estás en el agua, mirar para arriba y ver el pedazo de monumento que tienes enfrente, es quedarse sin palabras. Las noches de primavera y de verano, con el olor a azahar y una copita fresquita en la mano se hacen más amenas en ambientes como este.

hotel EME, Sevilla, terraza

Si es que cuando dicen que Sevilla tiene un color especial, por algo será.

¡ Hasta el próximo post !

Vía: Hotel EME

[ reshbalani ]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s